La osteopatía para deportistas: ¿para qué y para quién?

La osteopatía es una modalidad médica muy poco conocida entre la mayoría de personas. Sin embargo, un osteópata puede ayudar en muchos aspectos tanto a deportistas como a gente que no practica deporte alguno. Con este artículo, vamos a intentar mejor en qué consisten exactamente las terapias osteopáticas y a quién pueden beneficiar.

¿Para quién es la osteopatía?

Para los jóvenes, las consultas osteopáticas son muy indicadas para acompañar, seguir el crecimiento y corregir las consecuencias de las caídas, malas recepciones o movimientos repetitivos.

Para los deportistas ocasionales, la osteopatía permite una buena preparación física y ayuda a prevenir lesiones provocadas por algunos gestos patológicos.

Para los federados o deportistas de alto nivel, la osteopatía es muy recomendada para la optimización de los movimientos, por la mejora del rendimiento así como para una recuperación ideal. Toda restricción o pérdida de movilidad de las articulaciones, los músculos, ligamentos o vísceras, pueden inducir a una alteración de la salud.

Para los deportistas, esta alteración se manifestará con los siguientes síntomas:

– De la simple contractura en la torcida (esguince)

– De la ruptura de fibras (músculos o ligamentos) a la aparición de dolores crónicos.

aplicaciones de la osteopatia en el tratamiento de lesiones

La eficacia del tratamiento osteopático permite conservar el equilibrio del cuerpo para practicar una actividad deportiva de manera permanente. La osteopatía mejora la potencia y la fuerza muscular, la elasticidad de las articulaciones y ligamentos, así como una mejor capacidad respiratoria. Por otra parte, también facilita la recuperación después del esfuerzo.

¿Por qué es recomendable la osteopatía?

Ahora que ya hemos visto a quién puede beneficiar la aplicación de la osteopatía, podemos ver exactamente cuáles son sus ventajas:

Para prevenir:

– Hacer una revisión

– Iniciar una actividad deportiva.

– Preparar una competición.

– Antes de una práctica ocasional

– Mejorar el rendimiento

Para curar:

– Una lesión: rasgas, fisuras, fracturas, caídas …

– Reequilibrar el cuerpo con precisión después de un traumatismo.

La osteopatía: un arte, una ciencia, una técnica

El osteópata detecta y soluciona los desequilibrios y las tensiones que sufre el paciente, la libera manualmente remontando el “hilo de araña” del proceso patológico. Exclusivamente manual, la osteopatía es una disciplina precisa, minuciosa y exacto. La intervención del osteópata está perfectamente graduada.

Se refiere a la anatomía y la fisiología. Se reposa sobre las competencias específicas, un conocimiento profundo del cuerpo humano y de las interacciones de cada uno de sus componentes. La principal tarea del osteópata es identificar el origen físico de los diferentes problemas para poder restablecer manualmente un buen funcionamiento del organismo.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios